×

Mensaje

PLG_KUNENADISCUSS_DEPENDENCY_FAIL

Un estudio aconseja aumentar el espacio entre las letras para favorecer la lectura en personas con dislexia.[ Proc Natl Acad Sci U S A 2012]

Trastornos de respiración durante el sueño predicen problemas infantiles de conducta

Un seguimiento de más de 11.000 niños a lo largo de seis años ha revelado que quienes muestran trastornos de la respiración durante el sueño (ronquidos, respiración por la boca, apnea) son más propensos a los problemas de conducta. Entre las dificultades de comportamiento que aparecen vinculadas a los trastornos de la respiración se cuentan la hiperactividad y la agresividad, junto con síntomas emocionales y problemas de relación con otros niños.

Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad:

Comprendiendo un diagnóstico y sus implicancias:

Una vez alcanzado el diagnóstico es importante que el médico y los profesionales que tratan al paciente realicen entrevistas con los padres, con el objetivo de brindarles herramientas que les permitan poder manejar más adecuadamente la relación con sus hijos, ya que, en general, toda la familia se suele ver afectada por los síntomas del niño.

En líneas generales es importante:

  1. Explicar a los padres en que consiste el trastorno
  2. Comprensión de las causas del mal comportamiento
  3. Desarrollar habilidades para reforzar las conductas mas adecuadas
  4. Mejorar la calidad del tiempo entre padres e hijo
  5. Manejo e instrumentación de límites
  6. Establecer distintos sistemas de premios y puntos
  7. Manejo de los problemas de conducta en lugares públicos
  8. Anticiparse a otras dificultades de conducta
  9. Entrevistas mensuales de seguimiento (follow up)

1) El primer punto consiste en trabajar de modo exhaustivo acerca de la información y clarificación del diagnóstico.

En general, los padres concurren desorientados, angustiados y agotados por los síntomas. Debe recordarse que antes de iniciar cualquier orientación es necesario solucionar los problemas de los padres.

Los padres deben comprender que los problemas de su hijo tienen una base biológica cuya expresión es una disfunción del sistema nervioso, y que sus problemas no son el resultado de una inadecuada atención paterno-materna.

Si esto es comprendido quedan liberados de un pesado sentimiento de culpa y pueden mejorar el vínculo desde la aceptación y la comprensión de la patología.

2) Si los padres comprenden esta disfunción, acaban entendiendo que el niño no puede reaccionar como es deseable esperar, porque está sujeto a sus impulsos y a respuestas incontrolables ante estímulos que proceden del exterior.

Se está entonces en condiciones de evitar la angustia propia y la culpa generadora de una hostilidad dirigida al niño.

En resúmen, la explicación se dirige fundamentalmente a combatir estas dos manifestaciones obstaculizantes del tratamiento: la hostilidad hacia el paciente y el sentimiento de culpabilidad. Debido a la sintomatología, la vida del niño/adolescente gira alrededor de la falta, la angustia, el castigo y la culpa.

3) Desarrollar habilidades para reforzar las conductas más adecuadas.

Muchas veces, los padres sienten que a pesar de su arduo trabajo, no tienen control sobre las reacciones de sus hijos.

Barkeley acuñó el termino incapacidad aprendida para describir la situación en la que muchos padres se encuentran frente a su rol, manteniendo una relación poco satisfactoria con su hijo y con una gran dificultad para establecer limites.

El pedido debe ser claro, firme y simple, que no parezca una pregunta: "tienes que colgar tu blazer" - en lugar de "puedes hacerme el favor de colgar tu blazer".

A estos niños les lleva mas tiempo que a otros internalizar las reglas.

Presenciar juegos, jugar con el niño estableciendo reglas claras, alabar los comportamientos específicamente deseados; se puede utilizar el "time up", tiempo fuera de periodo en que el niño es momentáneamente suspendido de juego.

4) Mejorar la calidad del tiempo entre los padres e hijos. Es importante que los momentos que los padres comparten con su hijo sean fructíferos, particularmente en lo que respecta a las manifestaciónes de cariño y al desarrollo de intereses comunes.


5) Manejo e instrumentación de limites. Todo niño presenta conductas que deben ser desalentadas y otras estimuladas.

El castigo físico está absolutamente contraindicado, aun sabiendo que la conducta de estos niños es un desafío constante a la serenidad y equilibrio de los padres.

Para poder tener control frente a determinadas situaciones, los padres deben re-valorar aquellos estilos personales que pueden contribuir a aumentar las dificultades del niño/adolescente. La recuperación del control es difícil en padres inseguros, competitivos, inconstantes o incapacitados por opiniones divergentes.

6) Las órdenes o instrucciones deben darse de una sola vez, en forma clara, directa yfirme (ejemplo: "tienes que lavarte las manos").

En el caso de berrinches y de actos agresivos, dejar al niño en su cuarto (nunca en el baño) hasta que se disculpe o prometa que no lo volverá a hacer. Una vez pasado el momento, que a veces es prolongado, debe ser recibido con aceptación haciéndole ver que él mismo se tranquilizó, sin referencias a la conducta que motivo el castigo.

La primera respuesta de los padres frente a la ruptura de una regla debe ser "detenerse y pensar", antes de actuar: ¿La infracción es de carácter menor, y se puede ignorar intencionalmente? - ¿Se refiere a una regla claramente establecida y debe ser respetada sin concesiones?-

Por ejemplo, si el niño rezonga y se toma su tiempo, pero cumple medianamente un deber que se le ha recordado, su actitud puede ser ignorada. Si su acción es debida a su inquietud y no produjo consecuencias importantes, se le puede indicar un cambio de actividad.

Pero si su conducta afecta a otros o es destructiva (aunque sea en forma mínima), el castigo correctivo no debe dejar de aplicarse. Es indispensable para un cambio favorable.

RUTINA - ORDEN: es conveniente no alterar los horarios preestablecidos para levantarse, comidas, tarea escolar, juegos, ver TV, irse a dormir, etc. Debe cumplir con todas las actividades establecidas sin posibilidad de transgresiones. Esto es válido para otro tipo de cambio, como distribución de muebles o enseres, y en el caso que sea necesario no se le hará participar de la tarea. El cambio de normas, en forma frecuente o caprichosa, intensifica la sintomatología del niño.

Dos aspectos son importantes:

  1. Se refiere a que el orden establecido no se cambia según el estado de ánimo de los adultos.
  2. En las reglas que establecen los padres no es bueno cambiar de la prohibición al permiso (según el humor).

En la práctica diaria es de utilidad una recomendación sencilla: realizar una lista de las conductas que no están dispuestos a permitir y redúzcanla tanto como les sea posible, y establezcan que en la aplicación ambos serán firmes (la lista se hace con la ayuda del terapeuta).

Ante lo no esencial, mantengan una actitud tolerante.

DISTINTOS SISTEMAS DE PREMIOS

En nuestra opinión, las recompensas solo deberían ser actitudes por parte de los adultos, y sólo ocasionalmente premios materiales. Si utilizamos siempre como premios dinero, fichas, regalos, posiblemente obtengamos el éxito momentáneo de estimular una conducta aceptable, pero como esquema de educación esto no es bueno, convertimos al dinero y lo que se adquiere con él en metas demasiado importantes y lo constituímos en el medio para lograr mayor aceptación.

Ciertos actos son buenos, no porque los repetimos y obtenemos un beneficio inmediato, sino porque nos ayudan a ser mejores personas, lograr que esto sea comprendido por el niño es una tarea de mucha importancia (se ve en terapia individual).

Por ejemplo para un niño de 7 años:

Podemos pedir los siguientes objetivos (los cuales en caso de realizarse adecuadamente - tal como se anticipara por sus padres - serán retribuídos con "puntos" (pueden usarse puntos en una pizzarra, anotarlos en una libreta, o usar algúna ficha o tarjeta que el niño puede ir acumulando - a modo de "juego")

  • Levantarse rápidamente
  • Vestirse solo
  • Desayunar
  • Llevar la mochila
  • Hacer firmar las notas
  • Traer el parte de la escuela
  • Guardar las cosas
  • Hacer las tareas escolares

Estos puntos los pueden usar para:

  • Ver televisión
  • Jugar con la computadora
  • Elegir un postre
  • Acostarse más tarde el viernes o los fines de semana
  • Invitar a un amigo
  • Salir con el papá o la mamá
Es muy importante que (como en cualquier juego) las reglas estén aclaradas desde el principio y haya un "compromiso" de mantenerse en el "juego " por ambas partes.
Los objetivos deben ser adecuados a la edad y a la necesidad de cada niño y su familia.
Las recompensas deben ser cumplidas por parte de los adultos en tiempo y forma y se deben considerar en estas los intereses del niño.

7) Manejo de los problemas de conducta en lugares públicos.

Una actitud firme y serena de los padres ante eventuales conductas desadaptadas del niño en sitios de dominio público, tales como supermercados y shopings, debe ser regla en todos los casos.

8) Anticiparse de otras dificultades a nivel conducta.

Por ejemplo, cuando habla por teléfono, cuando recibe visitas. Cada uno de estos temas se trabaja en reuniones y se refuerza con tareas que tienen como objetivo particular las técnicas propuestas.

9) Al finalizar la etapa de orientación, se realizan en forma quincenal y posteriormente mensual, entrevistas de control y evaluación de los progresos.

Este esquema se basa en los "programas de entrenamiento" de Barkeley y colaboradores del Centro Medico de la Universidad de Massachusetts.

No olviden que lo más importante es ir charlando sobre estos puntos en cada una de las entrevistas que mantengan con sus médicos y los profesionales que atienden a sus niños. A medida que vamos conociendo más el problema, van surgiendo nuevos interrogantes y se pueden requerir nuevas estrategias para manejar nuevas situaciones.

Este interrogante es bastante frecuente, a veces, porque se desconoce en qué puede ayudar una psicopedagoga y otras porque el funcionamiento del paciente es relativamente "aceptable" y por lo tanto "solo puede"...

En realidad, en el primer momento del diagnóstico para trabajar en la aceptación y la organización de las rutinas, los hábitos y una escolaridad eficiente, al control neurológico se debe agregar "casi siempre" un acompañamiento y un trabajo terapéutico.

De cualquier manera es el médico quien valorará cada situación en particular e indicará la terapia que sea necesaria, según sintomatología y gravedad.

No sólo la terapia psicopedagógica suele ser útil en los pacientes con TDAH, hay situaciones para trabajar desde la psicología y también desde la terapia ocupacional o la psicomotricidad, pero, nuevamente esto debe ser indicado en función de las necesidades específicas de nuestro paciente.

TRATAMIENTO PSICOPEDAGOGICO orientado al Déficit Atencional:

Técnicas psicopedagógicas.

Se indican cuando hay:

  1. Inmadurez por la actividad visomotora
  2. Dificultad para focalizar la atención
  3. Dislexia
  4. Disgrafia
  5. Inversión del campo visual
  6. Perseveración
  7. Dificultad para memorizar
  8. Pobreza de la imagen corporal
  9. Dispraxia (incordinación de los movimientos finos)

 

Hay que destacar la necesidad de establecer en cada paso un plan apropiado.

Antes se realiza un diagnostico psicopedagógico con técnicas conocidas:

  1. Establecer si la irritabilidad afecta a una o mas modalidades de aprendizaje; por lo tanto deberán programarse actividades para funciones mas descendidas.
  2. Establecer el nivel cognitivo; no es lo mismo que se quede en niveles perceptuales a que se maneje con facilidad el nivel simbólico o incluso conceptual.
  3. Es conveniente un chequeo del lenguaje; si hay problemas en la recepción auditiva o visual.
  4. Saber cuál es el área del aprendizaje mas afectada inicialmente; puede ser un problema de lectura o aritmética.
  5. Dejar establecido en cada caso en particular los efectos actuales de las dificultades, se agrega a una evaluación correcta de las inhabilidades visomotoras existentes para organizar un plan adecuado.

 

1- TERAPIA INDIVIDUAL

En líneas generales:

Se le enseña el autocontrol: parar - mirar - escuchar, antes de actuar.

Esta modalidad esta incluída en la categoría general de terapias cognitivas del comportamiento. Destinada a facilitar el autocontrol y la solución reflexiva de problemas.

Se le enseña al niño a manejar sus impulsos.

¿Cuál es el problema? - ¿Cuál es el mejor plan posible? - Aplicarlo.

Trabajar acerca del resultado. Esto esta destinado a facilitar el autocontrol. Guiar al niño/adolescente a través de distintas etapas de solución de problemas. Identificar.

Generar situaciones alternativas.

Evaluación de las consecuencias de dichas soluciones.

Utilizar el plan más adecuado y hacer un autoanálisis a través de distintos métodos. Por ejemplo: ejercicios de desempeño de roles. Se enseña a manejarse en distintas situaciones escolares, sociales y de otro tipo.

Para que el tratamiento tenga efectos positivos, es necesario el apoyo y la orientación a padres y maestros.

 

2- MANEJO DE LOS PROBLEMAS DEL AULA

El entrenamiento u orientación del maestro es similar al de los padres: alabanza, límites, manejo del comportamiento.

Se le explica al maestro las dificultades del niño, que ignore las faltas que no sean graves y en cambio resalte cada vez que ocurra la conducta cooperativa y obediente; a veces esto no ayuda al manejo del grupo pero sus compañeros saben que es un niño con dificultades y entienden las medidas que se toman con él.

El reporte o informe semanal incluye:

  1. Si completó sus tareas.
  2. Si pudo permanecer sentado.
  3. Si molestó a otros niños.
  4. Si tuvo conductas agresivas.

Es importante que la psicopedagoga o quien esté llevando a cabo el seguimiento sea clara en qué tipo de conductas quiere que el docente describa y también, práctica a la hora de solicitar el "informe semanal" ya que lo importante es cuantificar conductas determinadas, para luego trabajarlas con el niño en cuestión.

Estimular el cerebro para mejorar el habla, la memoria y las habilidades numéricas (02/04/2012)

Múltiples estudios encuentran que la estimulación transcraneal es eficaz, segura, y de bajo costo.

Uno de los retos más frustrantes para algunos pacientes con accidente cerebrovascular puede ser la incapacidad de encontrar y decir palabras, incluso si saben lo que quieren decir. La terapia del habla es laboriosa y puede tomar meses o años. Una nueva investigación está tratando de reducir ese tiempo de manera significativa, con la ayuda de la estimulación cerebral no invasiva.

"La estimulación cerebral no invasiva es un método indoloro, de bajo costo, y aparentemente seguro para estimular las funciones cognitivas con una potencial eficacia a largo plazo", dice Roi Cohen Kadosh de la Universidad de Oxford. Los recientes resultados, presentados esta semana en una reunión de los neurocientíficos cognitivos en Chicago, ofrecen interesantes posibilidades para mejorar la variedad de habilidades, desde el habla y la memoria, a la habilidad numérica.